Determinar el modo de transporte internacional más adecuado



Lunes, 19 Marzo, 2018

El transporte y la distribución tienen un papel fundamental en el comercio internacional. La carretera, el mar, el ferrocarril y el aire son las formas de transporte para la importación y exportación. En primer lugar, la empresa debe considerar el volumen, peso y tipo de mercancías (productos perecederos, alimentarios, no alimentarios...). Por ejemplo, para el transporte de alimentos o frutas, es importante que la carga llegue lo antes posible a su destino.

El destino, la legislación de los países, el valor de las mercancías, el riesgo del transporte son otros elementos que deben tenerse en cuenta y dependen de las necesidades de la empresa, del país de destino y de los clientes. Por lo tanto, para valorar el transporte internacional se debe equilibrar la calidad, el coste, el tiempo y las condiciones.

Es necesario elegir el método de transporte adecuado para garantizar un envío eficiente y rentable. Para seleccionar la fórmula más adecuada tenemos en cuenta los siguientes factores:

Factibilidad logística: Es muy probable que el transporte internacional requiera diferentes modos de transporte: la combinación de transporte por tierra y mar o incluso por aire. Esto creará un primer filtro de empresas de transporte, que quizá no puedan cubrir las necesidades de intermodalidad.

Características de la mercancía: Los costes de transporte por fletes varían según la modalidad del transporte elegido. El flete aéreo es el más caro, pero viable para materiales de alto coste, en bajas cantidades o perecederos. Seguidamente encontramos el transporte terrestre, conveniente para distancias no excesivamente largas y, finalmente, el flete marítimo es el más barato y está pensado para el transporte de mercancías en cantidades importantes o cuando el peso es significativo. 

Factor de estriba de la carga: Para saber lo que ocupa una tonelada de carga debemos establecer la relación entre el volumen (m3) y el peso (kg) de la carga. El resultado, expresado en toneladas, nos permitirá saber si una carga es mucho más pesada que voluminosa o al contrario, útil para determinar el modo de transporte más conveniente. 

Seguridad y riesgos: Aunque todos los modos de transporte son seguros si se realizan buenas prácticas, cada modalidad tiene sus características cuanto a riesgos. El modo aéreo resulta el más seguro, en cambio el ferroviario suele presentar más riesgos (aunque depende de su gestión en cada país). El transporte marítimo presenta una alta seguridad, especialmente por la utilización de contenedores FCL.

Costes complementarios: Al exportar una mercancía debemos pagar depósitos fiscales si el envío es terrestre; terminales portuarias si el envío es marítimo y terminales aeroportuarias si el envío es aéreo. Estos costes serán factores a tener en cuenta a la hora de elegir el modo de transporte más eficiente y rentable. También debemos valorar los agentes de transporte o “freight forwarders”, intermediarios que asesorarán sobre la mejor fórmula en transporte internacional. 

En Transportes F. Ramos le asesoraremos sobre el mejor método según sus necesidades de transporte. Contacte con nosotros y pida presupuesto.